Connect with us

Medios

ARGENTINA . Marcelo Longobardi habló de la renuncia a la Radio y de su cambio de vida

Publicado

en

Fuente: Marcelo Stiletano / Foto: Rodrigo Néspolo – LA NACION ||  “Hoy mi vida es un torbellino. El viento me lleva a todas partes”, confiesa con una sonrisa Marcelo Longobardi mientras cumple con el ritual de la sesión fotográfica en la redacción de LA NACION. Viene de pasar una de las semanas más intensas de su vida, pocos días después de la despedida de Radio Mitre y el cierre de un ciclo excepcional de 21 años de liderazgo en las mediciones de audiencia que se inició en las mañanas de Radio 10.

Ahora cuenta, como si fuese una rareza, que se levanta todos los días a eso de las 8 y que puede darse gustos que hasta hace poco parecían inimaginables, como compartir la mesa con sus hijos. “La última vez que improvisé una comida con ellos, mi hijo Gastón tenía 5 años. Hoy tiene 27″, dice el hombre que hasta apenas ayer se levantaba rigurosa y disciplinadamente todos los días a las cuatro y diez de la mañana para hacer desde las 6 las cuatro horas más escuchadas de la Radio en la Argentina.

“Mi cuerpo me estaba pidiendo parar. Dormía muy mal”, agrega de inmediato. Ese es uno de los muchos factores de este momento de cambio que Longobardi detallará en una extensa conversación que incluye las razones de la decisión, el adelanto de algunos de sus proyectos inmediatos (que hasta podrían incluir alguna incursión cinematográfica) y un diagnóstico inquietante de lo que puede ocurrir en la Argentina después de las elecciones de este domingo.“Jamás se me ocurrió pensar que todo esto iba a tener tanta repercusión y mucho menos que podía inspirar a otras personas. Uno se vuelve parte de la vida cotidiana de la gente. Yo sabía que eso era así, pero no imaginaba tanto reconocimiento, agradecimiento y respeto. Me quedo con un doble sabor, porque se mezclan la tristeza de la despedida y esto tan lindo del afecto de la gente. Hay personas que me dicen, ahora que no estoy en la radio, ‘hoy me siento solo’’, dice un Longobardi con muchas ganas de conversar.

-¿Cómo te sentís hoy?

-Con un poco de vértigo, porque era más cómodo no hacer ningún cambio. Hace por lo menos dos años que sabía que esto iba a terminar ocurriendo. Cuando llegó este momento yo estaba en el mejor de los mundos. Tuve la enorme suerte de que me fue súperbien. Pero en algún momento de la vida, como me ocurrió a los 58 años, empieza a aparecer la idea y la conciencia de que hay un límite. Y ese límite a veces no lo ponés vos: lo pone el público, lo pone un medio, lo pone la tecnología. Hay excepciones. Una es Magdalena Ruiz Guiñazú, que sigue jugando hoy un gran papel como referencia profesional y moral para todos nosotros. Y otra fue Juan Alberto Badía, que supo bajarse de Badía y compañía en su mejor momento.

-Te pasó lo mismo a vos.

-Preferí tomar la determinación antes de que la tomaran otros. Me pareció que era lo correcto después de 21 años de éxito. Yo quería devolver lo que me dieron mejor de lo que me lo entregaron. Y lo pude cumplir dos veces, en Radio 10 y en Mitre. Y pude cumplir con ese sueño en un país donde todo el mundo termina mal, no solo en mi profesión.

-¿Hubo un clic en un momento determinado o se dio en tu caso un proceso más largo?

-Fue un proceso. Pudo haber habido clics en el medio, pero me llevó mentalmente dos años. Tuve más de lo que pude pedir. En el medio hubo muchos clics, que en muchos momentos demoraron la decisión y en otros la aceleraron. Pero son anécdotas. Lo que contaba es mi necesidad de procurar por razones diversas un cambio en mi rumbo profesional y también personal.

-Hablemos de esas razones personales.

-La pandemia me llevó a trabajar de una manera fanática. Me enfermé de información y eso me cansó mucho. También tuve la oportunidad de viajar en los últimos años, de trabajar afuera, te cambia mucho la mirada, la agenda y la perspectiva de las cosas. CNN se convirtió en un lugar muy importante. Yo tengo 60 años y como mucho, con viento a favor, me quedarán otros diez años de carrera activa. Y llevo en esta profesión 45 años. Yo quería tomar una decisión por mí mismo, en vez de hacerlo como hasta ahora empujado por los problemas argentinos. El debate argentino me tiene harto. Quería darme una nueva oportunidad, aunque la palabra reinventarse me parece un poco pretenciosa y exagerada.

-¿Cuál sería la palabra adecuada, entonces?

-Cambiar. Probarme a mí mismo que puedo hacer algo distinto y que puedo hacerlo bien. Uno no puede hacer toda la vida lo mismo. La radio a la mañana es una actividad extremadamente rutinaria, que requiere de una disciplina descomunal. Yo rara vez vi desayunar a mis hijos. En pandemia, por primera vez en 15 años, vi desayunar a mis hijas cuando trabajaba en casa. Son pilas de cosas que influyen. Además quiero tener un desafío profesional un poco más global. No pretendo ser Anderson Cooper, pero quiero ser un poco más global. Que la agenda sea un poco más amplia, más diversa y más heterogénea.

-¿A qué periodistas admirás o tomás como referencia en esta búsqueda?

-Hay nombres con los que me identifico y son a la vez modelos inalcanzables. El mejor ejemplo en el mundo de periodista global es Thomas Friedman. Y más atrás me resultan excepcionales figuras como Indro Montanelli y Ben Bradlee, periodistas de los diarios. En el caso de la radio, Iñaki Gabilondo. No tengo ninguna posibilidad de alcanzar su estatura. Son modelos inspiradores que funcionan como un espejo para sacar lo mejor. Sumo ejemplos más cercanos de periodistas globales y regionales. Jaime Bayly es un showman extraordinario, genial. También me gustan mi colega de CNN Carmen Aristegui y el mexicano Fernando del Rincón, un capo total.

-¿Cómo pensás llevar adelante esta nueva agenda global que te espera?

-Hoy me siento súpercómodo entrevistando a Maluma o a Thalía. Hace diez años me hubiese resultado hasta ridículo hacerlo. Y hoy disfruto muchísimo de esa posibilidad. Tuve que reeducar mi cabeza, dejar de subestimar fenómenos, despejar prejuicios para entender que hoy se puede entrevistar a un chico que tiene 50 millones de seguidores en Instagram, aprendiendo a respetar esos procesos. Y lo otro es que quiero ser más libre. Hoy uno puede llevar una radio o un canal de TV dentro de una valijita en un avión. Y eso te permite ver otros mundos, otras personas, conocer otros pensamientos en vez de quedarse acá envuelto en una agenda anacrónica. Quiero entrevistar gente afuera, hacer producciones afuera, quiero entrevistar a Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, que nació en España y puede ser la futura presidenta de Francia. Quiero entrevistar a Keir Starmer en Inglaterra, a Chris Martin en California. Es un mundo nuevo y estimulante para mí.

-¿Eso se liga a un interés tuyo desconocido hasta ahora por las nuevas tecnologías y los nuevos medios? Siempre fuiste visto como un periodista de la escuela clásica.

-Yo me sentí parte de esa escuela clásica hasta que empecé a viajar y a darme cuenta que algunos de mis colegas en la Radio de EE. UU. trabajan para Spotify. El día que yo entrevisté a Maluma en Nueva York hubo 20 millones de viewers. Hasta ese momento yo nunca había visto 20 millones de nada. Acá está pasando algo. Aunque seamos clásicos y nos guste el modo tradicional de hacer periodismo hay que entender que todo está cambiando. Y te digo más: me interesa mucho poder hacer algún aporte desde lo clásico a este mundo.

-¿De qué manera?

-Quiero sumarle la mirada de editor. Sigue habiendo una enorme diferencia entre el periodismo clásico y el de las redes. El periodismo clásico tiene un editor, alguien que por experiencia, olfato y formación sabe qué es relevante y qué no. El mundo digital todavía carece de ese enfoque, o está deformado por los clics y los algoritmos. Yo no puedo deshacerme de la mitad de mi cabeza que viene de la gráfica, no te olvides que empecé mi carrera editando una revista. Mi cabeza sigue ordenada como la del tipo que edita LA NACION o Clarín. Sigo creyendo a muerte en el papel de los editores profesionales y que la prensa no esté regulada por una máquina, un algoritmo o un conjunto de psicópatas. Creo que es posible sumar criterios clásicos a un programa que se hace por Instagram. Mi futuro está en la TV clásica en CNN, y ellos saben de mi interés por intervenir en otras plataformas, y el Grupo Clarín tuvo una enorme gentileza conmigo al ofrecerme hacer lo mismo con ellos, pese a haberme ido de Mitre. No sé todavía qué va a pasar. Es todo súpernuevo.

-Hay toda una vida que queda atrás.

-No quería volverme un esclavo de mis 21 años de éxito. Aunque no quise serlo, un poco me fui convirtiendo en eso. Cumplí esta tarea lo mejor que pude. Le puse todo el corazón, la disciplina, la atención. Traté de crear una atmósfera de trabajo divertida y estimulante. Lo que hicimos en Cada mañana fue ejemplar. Pasamos 21 años sin un solo problema, sin una sola discusión.

-Pero hace poco tuviste un choque muy comentado con Jorge Lanata, y a muchos siempre les va a quedar la sensación de que ese enfrentamiento fue lo que te llevó a decir basta.

-Puede ser que lo haya sido. Tengo mucho respeto profesional, como todos, por la figura de Lanata. Trabajamos juntos durante muchísimo tiempo y nos hemos divertido mucho. Un día eso cambió. No tengo idea por qué. Eso no cambia mi opinión personal sobre él y mi visión sobre el papel relevante que tiene en el periodismo argentino. Pero eso pudo haber sido un elemento más del conjunto de cosas que me llevaron a pensar esta decisión.

-¿Llegaste a analizar y revisar todo lo que ocurrió alrededor del episodio?

-Lo tendría que repensar y me gustaría en algún momento hablarlo con él en privado. Creo que deberíamos vernos. Estas discusiones estúpidas no pueden empañar todo lo que hicimos juntos, que fue maravilloso. Tal vez tenga que ver con que no soy una persona acostumbrada a los conflictos. Cuando yo veo un conflicto, me voy para otro lado. Yo no tengo peleas con nadie. Trato siempre de ser amable, educado, amigable, de involucrar a todo el mundo. El hecho de haber tenido un conflicto determinado debe haber jugado un papel en mi decisión. No quiero comparar esto con la situación argentina porque sería algo obsceno, pero la Argentina está llena de conflictos.

-Como si la situación general nos predispusiera a todos mal.

-Tenemos un montón de individualidades maravillosas, pero trabajar en equipo parece un pecado. En todos los ámbitos de la vida pública argentina pasa eso. Todas las personas que trabajan en Mitre, sin excepción, son mis amigos. Y lo mismo pasa con muchos de mis compañeros de trabajos anteriores. Yo no me peleo con la gente. No se me pasa por la cabeza. No me gusta tener conflictos abiertos. No podés pelearte con alguien para siempre.

-Sin embargo, mas de una vez te tocó discutir al aire con un piquetero, un político o un gremialista. Me pregunto si ese tipo de situaciones tan frecuentes en el país hoy terminó acelerando todavía más tu decisión de dejar la radio.

-No, porque ese es mi trabajo. Las discusiones públicas las hemos hecho siempre con altura y educación. Yo he sido y soy un severísimo crítico del kirchnerismo pero nunca tuve inconvenientes en la calle como algunos colegas, que viven la situación desagradable de ser insultados por kirchneristas. O a la inversa, los macristas que insultan a los periodistas más cercanos al Gobierno. Hubo una excepción, aquel incidente que tuve frente a la casa de Jorge Fontevecchia, cuando me robaron un reloj en un hecho deliberado, porque existe cierto consenso de que hubo una operación, o como ustedes lo quieran llamar, en mi contra. Por lo demás, yo ando por la calle y nadie me insulta. Nunca me pasó. Cada vez que tuve alguna discusión severa con personajes públicos decidí no continuarlas porque no me gusta hacer campaña contra nadie. Eso no quiere decir que no me haya hartado la grieta, la verdad es que me hartó. Si algún día la grieta se derrumba, todas las personas que participan de ella también van a derrumbarse. Y yo no quiero ser parte de ese derrumbe.

-Ahora que no estás en la radio, ¿vas a tomar distancia de todas estas cuestiones políticas que forman parte del debate cotidiano de la política? Tu opinión era una de las más escuchadas.

-No, por supuesto que no. Pero ahora me quiero tomar por lo menos tres o cuatro meses. Terminé muy cansado. La única vez en mi vida que sumé tres semanas consecutivas de vacaciones fue hace dos años. Necesito parar un poco. Sigo trabajando para CNN con mi programa normal de los domingos y voy a intervenir en los noticieros de la señal haciendo editoriales y comentarios políticos. Algún día volveré a la radio, haciendo otra cosa bien distinta, pero todavía no tengo idea. De acá a marzo o abril voy a examinar con qué organización profesional voy a trabajar en mi expansión en el periodismo digital. Si con productores locales o internacionales. Lo que más me impresiona es que desde que tomé esta decisión me empezaron a llover ideas, proyectos, propuestas, inclusive del Grupo Clarín, algo que me halaga mucho.

-¿Qué te pasa por la cabeza en este tiempo preelectoral?

-El punto central es saber quién, en qué condiciones y en qué contexto va a gobernar a la Argentina el próximo lunes. Tenemos una combinación entre el nivel de pobreza, que es obscenamente alto, y la concentración demográfica de esa pobreza en los grandes conurbanos y su derivación electoral. La derivación electoral de esta ecuación se llama kirchnerismo. Y también hay una derivación económica, porque en esta ecuación se logró prescindir del sector privado. Para el kirchnerismo es irrelevante si las empresas se van o se quedan.

-Esta lógica quedó cuestionada en las PASO.

-La relación entre pobreza, demografía y derivación electoral se quebró. No digo que se haya roto del todo, pero tiene una fisura. Ya no necesariamente la señora de Kirchner o su movimiento representan a esas personas y se empieza a abrir una discusión sobre quién lo hace: el sistema político o alguien que está por afuera. Que un gran sector de la Argentina pobre no se sienta representada por el sistema democrático puede ser una hipótesis muy complicada, algo que Carlos Pagni viene explicando mucho mejor que yo.

-¿Cuál es el papel de Alberto Fernández en todo este panorama?

-Lo asocio a una genial definición de la revista The Economist, la del proxy president, el “presidente delegado”. Alfonsín y Menem fueron presidentes clásicos, que llegaron al poder después de ganar internas, son líderes naturales, mantienen sus partidos unidos durante un largo tiempo. Casi también Macri, aunque no llegó a ese nivel. Son jefes políticos. Pero a partir de De la Rúa y Néstor Kirchner empiezan a llegar al poder personas cuyo poder dependían de terceros. Ellos fueron proxy presidents porque al principio no tenían poder propio. De la Rúa no pudo superar esa situación, Néstor sí. Alberto Fernández es igual, depende de lo que haga la señora de Kirchner. Cada vez que ocurre eso el sistema empieza a esperar un desenlace y se paraliza. Mientras el presidente hace equilibrio todos los demás observan el espectáculo para ver qué pasa. Es una tragedia. Se pierde mucho tiempo así. Con Alberto ya ocurrió ese desenlace, se terminó. Quedará o no quedará en el poder, no tengo idea, pero desde el lunes es un actor secundario. Más allá de eso hay un tema mucho más serio.

-¿Cuál?

-Las principales tensiones políticas no ocurren entre los partidos o las coaliciones, sino dentro de ellas. ¿Vos ves acaso debates o discusiones sobre planes o proyectos futuros de país entre una coalición y otra? No. Una vez más, como viene ocurriendo últimamente con mucha frecuencia, una elección no cumple con su papel de cerrar una discusión política, sino que la abre. Es algo dramático. Se supone que una elección expresa la voluntad popular y que la política se ordena a partir de ella. Pero resulta que Cristina Kirchner perdió cinco de las ocho elecciones en las que compitió, y no registra ninguna derrota. Y Macri tampoco.

-Todo queda abierto e incierto entonces.

-No interesa lo que va a hacer el presidente o el Congreso. Todos vamos el lunes a estar mirando lo que vaya a hacer Cristina. Y este es un problemón. Tenemos problemas estructurales de tal envergadura que no hay ninguna forma de resolverlos sin consensos. Incluso entre Macri y Cristina Kirchner, si ambos pretenden seguir jugando un papel activo en la política argentina. Voy a adherir a una idea de Pagni: los acuerdos siempre son entre halcones, que además están en condiciones de dinamitar lo que arreglan las palomas. El año pasado, pandemia mediante, Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta lograron un primer entendimiento que todavía no tenía un formato o un proyecto. Pero fue dinamitado por los sectores más radicalizados. Con 50% de pobreza, 60% de inflación, sin crédito internacional, con un despelote con el FMI, sin inversiones, con la economía cerrada, la Argentina necesita acuerdos.

-Y además, como dijiste, está el temor del surgimiento de una corriente antisistema.

-¡Eso es gravísimo! ¿Quién va a manejar el país? ¿Milei? ¿Un lunático? Prefiero siempre que gobierne el sistema. El antisistema es muy peligroso. Mirá a Bolsonaro. O a Trump.

-¿Qué puede pasar el lunes, entonces?

-Cristina Kirchner podría abandonar a Alberto Fernández y provocar un nuevo 2001, que fue una crisis política que derivó en una crisis financiera. Al no haber acuerdos, la Argentina decidió dirimir el conflicto político con un colapso. Puede ocurrir también lo inverso y que Cristina quiera capturar el gobierno de manera formal o informal dejando a Fernández como una figura decorativa. Ya lo dijo Biden: hoy los populismos no van más y la opción es democracia o autocracia. Cristina ya avisó que la democracia republicana y la división de poderes le resultan principios anacrónicos. Puede llegar a gobernar y ponerle un cepo a todo. Ser Feletti a la enésima potencia. Podemos entrar en una pendiente extraviada. La Argentina no tiene una agenda moderna, es un país anacrónico por donde lo mires, y que tengamos niveles de regulación económica realmente dramáticos que impidan directamente la actividad privada. Como dijo Jorge Fernández Díaz hace una semana en LA NACION, las utopías nunca se sienten refutadas por su fracaso. El sustituto del populismo sin plata es gobernar por fuera de las reglas.

-Volviendo a tu decisión, algo debés haber contribuido en estos 21 años para transformar la radio.

-Es evidente que la Radio fue el medio menos afectado por las nuevas tecnologías. La Argentina tiene una radio de extraordinaria calidad. Es un medio vigente, potente y creíble. Creo que en estos últimos años los grandes cambios los hizo Daniel Hadad. De esa experiencia de 13 años en Radio 10 traté de llevarme lo que me pareció apropiado y sumárselo a Mitre, con la ayuda de su director Jorge Porta. No es nada raro: trabajar de modo contributivo, crear una atmósfera amigable que pueda entrar todos los días en las casas de muchísima gente, Hadad le agregó niveles de tecnología muy altos, humor, cercanía con la gente y trabajo en equipo. Todo cambió para bien. Tenemos una Radio más cercana, amable, empática y con información durante todo el día, no solo a la mañana.

Fuente: Marcelo Stiletano / Foto: Rodrigo Néspolo – LA NACION

Medios

ARGENTINA . Ernesto Tenembaum dejó afuera de su programa a Alfredo Casero

Publicado

en

Por

Redacción deRadios.com

Empresarios teatrales cancelaron los contratos del actor Alfredo Casero luego de la agresión al pequeño Joaquín Nahuel, tras brindar una entrevista a C5N que revolucionó las redes sociales con su historias.

Casero compartía un espacio en Radio con Vos con Ernesto Tenembaum, quien se sumó al repudio y lo dejó afuera del programa.

«¿Qué necesidad de hacer eso? Está fuera de esta sección Alfredo Casero porque no se da cuenta qué es lo importante“,
subrayó frente al micrófono el periodista. «Que un nenito tenga un micrófono de C5N qué dice de ese nene, nada, absolutamente nada, es como si tuviera el de TN o el de Radio con Vos», insistió.

A través de la red social Twitter, Alfredo Casero le dijo a Joaquín Nahuel que “se vaya a cagar” enojado porque el niño brindó una nota a C5N para contar que busca juntar dinero vendiendo tortas para someterse a una operación en la piel por tener el 25% de su cuerpo quemado.

Fuente: Minuto1

Seguir leyendo

Medios

PREMIOS . La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas dio a conocer los ganadores

Publicado

en

Por

Redacción deRadios.com

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas  dio a conocer los ganadores del certamen anual de los Premios ADEPA al Periodismo en su edición número 32.

La edición 2021 volvió a marcar un récord de postulantes: sus participantes ascendieron a 750, veinte más de los concursantes del año anterior. Los trabajos periodísticos que se presentaron fueron 1402 publicados entre el 1º de junio de 2020 y el 31 de mayo de 2021.

A continuación, la lista completa de ganadores:

Categoría Cobertura periodística del COVID-19. Premio ADEPA

1º Premio: María del Pilar Castillo – Equipos de las áreas visual, fotografía, infografía y videos (La Nación).

Trabajo: Escuelas en pandemia. Éxitos y fracasos en el mundo para volver a clases.

Mención especial: Laura Vilche (La Capital, Rosario)

Trabajo: Terapia covid, donde respirar es lo único que importa

Mención especial: Daniel Pozzi (La Gaceta, Tucumán)

Trabajo: Lo que la pandemia nos dejó

Categoría Libertad de Prensa Premio. ADEPA/Diario Clarín

1º Premio: Sebastián Fest (Infobae)

Trabajo: Todos nos equivocamos, esta vez le tocó al New York Times

Mención especial: Mariana Badeni (La Prensa)

Trabajo: La difícil tarea de ser periodista en Cuba

Categoría Solidaridad Social. Premio ADEPA/Diario La Nación

1º Premio: David Flier (Red/Acción)

Trabajo: Los 500 llamados de Oscar

2º Premio: Alejandro Pellegrinuzzi (Huarpe, San Juan)

Trabajo: Ponchitos impermeables

Mención especial: José Crettaz (TMT)

Trabajo: Emprendedores de más de 50 años

Categoría Periodismo Político. Premio ADEPA/Diarios Bonaerenses (DIB)

1° Premio: Federico Mayol e Ignacio Ortelli (Clarín)

Trabajo: Historia secreta del vacunatorio vip

Mención especial: Martín Angulo (Infobae)

Trabajo: Los cuatro años de Lázaro Báez en la cárcel

Mención especial: Juan Manuel González (La Voz, Córdoba)

Trabajo: Diego Cardozo, de promesa del tenis a ministro de Salud

Categoría Derechos Humanos. Premio ADEPA/Diario Río Negro (Gral. Roca)

1º Premio: Micaela Urdínez (La Nación)

Trabajos: “No nos podemos defender”. La discriminación que sufren los pueblos originarios / Cómo viven los niños en los barrios más pobres de Entre Ríos

1º Premio: Virginia Digón (La Voz, Córdoba)

Trabajos: La visión jurídica: un derecho humano no debe ser restringido / Córdoba: en 50 días ya se registra la mitad de los femicidios de 2020

Mención especial: Ariana Budasoff (Red/Acción)

Trabajo: “La sociedad no espera que los padres cambien su rutina al tener un hijo”

Categoría Ecología y Medio Ambiente. Premio ADEPA/Diario La Nueva (Bahía Blanca)

1° Premio: Florencia Rodríguez Altube y Natalia Louzau – Equipo del área de edición visual digital (La Nación)

Trabajo: En 10 años. Se deforestó una superficie mayor a 137 ciudades de Buenos Aires

2° Premio: David Flier (Infobae y Red/Acción)

Trabajo: Cómo América Latina busca su sustento en el reciclaje inclusivo

Categoría Caricaturas e Ilustraciones. Premio ADEPA

1º Premio: Juan Colombato (La Voz, Córdoba)

Trabajo: Astor Piazzolla Eterno y El 10 cumple 60.

2º Premio: Pablo Lobato (La Nación Revista)

Trabajo: Quino por Lobato.

Mención especial: Ángel Boligán Corbo (La Nación)

Trabajos: Vacunagate. El escándalo que desnudó los privilegios de una casta, y La segunda ola de contagios nos empuja, otra vez, a vivir puertas adentro.

Categoría Fotografía. Premio ADEPA/Diario El Litoral (Santa Fe)

1° Premio: Aníbal Greco (La Nación).

Trabajos: “Un día en la terapia intensiva del Hospital Posadas. 24 horas entre la vida y la muerte” / “En fotos: Las tareas de limpieza del Arroyo Maldonado”.

2° Premio: Marcelo Manera (La Nación)

Trabajo: La historia detrás de la foto del ratón en la bota

Mención especial: Sebastián Salguero (La Nueva Mañana, Córdoba)

Trabajo: “Abrazos partidos”: memorias de las explosiones de la Fábrica Militar de Río Tercero

Mención especial: Juan Ignacio Roncoroni (Agencia EFE)

Trabajos: La foto que emociona: buscamos a los hinchas / El banderazo del 17A, entre las tres protestas más grandes contra un gobierno en el mundo en los últimos días

Mención especial: Ignacio Blanco (Los Andes, Mendoza)

Trabajos: Luchar juntos: el lazo que une a terapistas mendocinos y sus pacientes de Covid | Sociedad / Testeos en Asentamiento Castro | Sociedad

Categoría Información General y Espectáculos. Premio ADEPA/Diario La Gaceta (Tucumán)

1º Premio: Nicolás Loyarte (El Litoral, Santa Fe)

Trabajo: Una flor en el alto verde

2º Premio: Marina Zucchi (Clarín)

Trabajo: Los 100 años de la radio

Mención especial: Andrea Pereyra – Mariela Hut (La Voz del Pueblo, Tres Arroyos)

Trabajo: Casas que mueren de pie

Categoría Abogacía Argentina. Premio ADEPA/Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA)

1° Premio: Luciano Román (La Nación)

Trabajo: El caso García Belsunce nos recuerda por qué no confiamos en la Justicia

Categoría Educación. Premio ADEPA/Academia Nacional de Educación

1° premio: Evangelina Himitian y Soledad Vallejos – Equipos de las áreas visual y fotografía (La Nación)

Trabajo: Con los chicos, no. Cómo se gestó la unión de padres que lucha por la educación

2° premio: Mauro L. Muñoz (El Litoral, Santa Fe)

Trabajo: Lejos del aula, la escuela salió al encuentro de sus estudiantes

Categoría Cultura e Historia. Premio ADEPA

1º Premio: Gustavo Rodríguez (La Gaceta, Tucumán)

Trabajos: De bandidos a santos populares: la muerte los convirtió en leyendas / Juan Uñates, el “gigante” que protegía Arcadia – LA GACETA Tucumán / Historias detrás de la Historia: la Policía transformó en mito al “Gauchito” Reynoso / El bandolero al que le piden que ayude a corregir a los niños / Bazán Frías, el pendenciero que se hizo leyenda / Bazán Frías no tuvo un final heroico – LA GACETA Tucumán / Polémicos mitos que quedaron en la historia de Tucumán

2º Premio: María Paula Zacharías (La Nación)

Trabajo: Tiempos excepcionales para seguir alimentando la imaginación

Categoría Economía. Premio ADEPA/Diario La Voz del Interior (Córdoba)

1° Premio: Héctor Huergo, Mauricio Bártoli y Juan B. Raggio (Clarín)

Trabajo: El oro verde argentino: hitos y secretos de la soja a 50 años de la primera gran cosecha

2° Premio: Diego Cabot (La Nación)

Trabajo: El país de los planes sociales: la mitad de los argentinos recibe al menos uno

Categoría Deporte. Premio ADEPA/Diario Huarpe (San Juan)

1° Premio: Sebastián Torok – Equipos de visual, fotografía y video (La Nación)

Trabajo: “Fue mentira”. A 15 años del doping, Mariano Puerta admitió a La Nación que su defensa fue falsa

2° Premio: Andrés Eliceche – Equipos de visual, fotografía, ilustración y video (La Nación)

Trabajo: Un vecino en jogging: Bielsa, la vida ordinaria de un hombre extraordinario

Mención especial: Hernán Sartori (Clarín)

Trabajos: La revolución del ajedrez, el juego milenario que explotó en la cuarentena / Cuando correr en la montaña es la sanación para escapar de un maldito ataque de pánico

Categoría Periodismo Científico. Premio ADEPA/Diario de Cuyo (San Juan)

1° Premio: Fabían García (Revista Convivimos, Córdoba)

Trabajo: Microbiota: Un mundo fascinante

Mención especial: Daniela Blanco – Equipo de contenidos audiovisuales (Infobae)

Trabajo: La trama científica de la usina de investigación en tratamientos contra el COVID-19 más grande de América Latina

Mención especial: Lorena Berro (El Universitario)

Trabajo: Candid#1, la vacuna huérfana | El Universitario

Categoría Infografías. Premio ADEPA

1º Premio: Jorge Portaz (Diario Rio Negro)

Trabajo: El vuelo de Yuri

Mención especial: Nicolas Casesse, Florencia Abd, Francisco Ferrari, Patricio Pidal, Gabriel Podestá y Gastón de la Llana (La Nación)

Trabajo: “Mars 2020: “Siete minutos de terror” para ir tras las huellas de vida en Marte”

Mención especial: Juan Colombato (La Voz, Córdoba)

Trabajo: Un legado de muy alto valor para Córdoba

Categoría Periodismo Judicial. Premio ADEPA/Corte Suprema de Justicia de la Nación

1º Premio: Gustavo Rodríguez (La Gaceta, Tucumán)

Trabajos: El crimen de Paulina: a un paso de quedar impune / Los siete fiscales que dejaron su huella en la causa / Virigina Mercado pasó de testigo clave a ser sospechosa / César Soto, el sospechoso de siempre / Sergio Kaleñuk, el que plantó la teoría de los hijos del poder / La política, el fútbol y la droga, el cóctel explosivo del caso / El fallo de la Corte no garantiza que el crimen quede impune / Cuando los Gómez quedaron en la mira / La trama secreta de las maniobras de encubrimiento / Cuando la droga metió la cola en el juicio oral / Una teoría sobre quién y cómo la mataron

Mención especial: Martín Angulo (Infobae)

Trabajo: Situación de colapso: están sin jueces la mitad de los tribunales orales que juzgan homicidios, robos y violaciones

Categoría Periodismo de Investigación. Premio ADEPA/Editorial Perfil

1º Premio: Leo Graciarena, Sergio Naymark, Andrés Abramowski, Hernán Lascano, Juan Carlos Escobar, Sebastián Melchor, Tomás Barrandeguy, Andrés Mancini (La Capital de Rosario)

Trabajo: Mapa de la violencia en Rosario

2º Premio: Rocío Magnani (Clarín)

Trabajo: Guernica, seis meses después: jinetes armados y desalojados sin solución

ategoría Cobertura Multimedia. Premio ADEPA/Infobae

1º Premio: Rocío Magnani (Clarín)

Trabajo: El coronavirus que cambió al mundo, en una cuadra de Balvanera

2º Premio: Cristina Mahne – Equipo audiovisual, diseño, desarrollo, fotografia y video (La Nación)

Parque Nacional Patagonia, la belleza de la estepa salvaje

Mención especial: Paula Conde – Equipos de fotografía, video, edición e infografías (Clarín)

Trabajo: Viaje a la cabeza de un artista: así se hace una obra de arte

Mención especial: Chicas Poderosas Argentina, integrado por 45 personas

Trabajo: Los Derechos no se aislan

Categoría Innovación en Contenido Digital. Premio ADEPA/Google Argentina

1° Premio: Florencia Rodríguez Altube (La Nación)

Trabajo: Aulas cerradas. Las reflexiones de lectores de La Nación en medio de la pulseada por las clases

2º Premio: Nicolás Casesse (La Nación)

Cristian se educa por WhatsApp, Santi, por computadora

Mención especial: Carlos Araujo (La Nación)

Fiestas de fin de año. Calculá el riesgo de cruzarte un infectado según tu lugar de festejo y la cantidad de invitados

Categoría Periodismo Universitario. Premio ADEPA/Diario Los Andes (Mendoza)

1° Premio: Malena Figueroa y Lucía Mernie (UCA)

Trabajo: Desigualdad, sobrepeso y hambre: la necesidad de una ley que regule la diferencia entre comestibles y alimentos

Mención especial: Valentina De Barba (UCA)Trabajo: Villa Mascardi, ¿una calle sin salida?

Categoría Niñez y Adolescencia. Premio ADEPA.

1° Premio: Micaela Urdínez (La Nación)

Trabajo: Pandemia: Violencia, hambre y falta de clases, las heridas que dejó en los niños

Mención especial: Florencia Tuchin (Red/Acción)

Trabajos: Cuota alimentaria: ¿qué les pasa a la madre y en los hijos e hijas cuando el padre no cumple su obligación? / Niñas que limpian y niños que venden pan: cómo hacer que la pandemia no justifique el trabajo infantil

Mención especial: Paula Soler (La Nación)

Trabajo: Coronavirus. “Mi hermano me golpeó y mis papás viven alcoholizados”: crece el calvario de chicos maltratados en cuarentena

Fuente: Infobae.com

Seguir leyendo

Medios

ARGENTINA . Lograron que paguen en blanco los sueldos de septiembre y octubre en LT27

Publicado

en

Por

Redacción deRadios.com

Tras varios meses de lucha y manifestaciones públicas, los trabajadores de LT27 Radio La Voz de Montiel de Villaguay lograron que los directivos del medio les abonen los salarios de septiembre y octubre en blanco, según lo que corresponde por escala salarial y con recibos de sueldo.

«La recuperación de este derecho se lo arrancamos a la patronal con unidad y organización de los trabajadores y con el desarrollo de asambleas en las que tomamos medidas de acción directa denunciando los atropellos patronales», remarcaron los trabajadores de LT27, Radio La voz de Montiel de Villaguay.

«Mientras tanto, la empresa sigue sin cumplir con derechos elementales, ya que este pago se produjo como siempre más tarde de lo legalmente permitido», agregan. «Tampoco se reincorpora al compañero operador que fue arbitraria e ilegalmente despedido y el director, Adalberto Álvarez, sigue manteniendo proscripto al compañero locutor, Ceferino Azambuyo, confinándolo a un rincón del edificio de la emisora durante las seis horas de su turno sin poder realizar sus labores normalmente y sin permanecer en su lugar de trabajo».

En el mismo contexto, los empleados del medio sostienen que «la enorme deuda que los directivos tienen con los trabajadores no ha sido abonada y los convenios colectivos siguen siendo violados sistemáticamente en gran parte de sus puntos».

«Paralelamente, seguimos denunciando la complicidad del Estado con la patronal ya que una persona violenta, que infringe continuamente los derechos laborales más básicos desde hace años y nos debe miles y miles de pesos a los trabajadores en concepto de salarios, aguinaldos y aportes patronales de todo tipo sigue siendo poseedor de una licencia radial y por otro lado la Secretaría de Trabajo de la provincia continúa sin emitir un dictamen definitivo que falle contra Álvarez ante las abrumadoras denuncias y pruebas presentadas por los trabajadores. Una verdadera burla por parte del Estado contra los trabajadores»

Por ese motivo, se informa a la comunidad de LT27 que continúan en estado de alerta, asamblea permanente y movilización «ya que la mayoría de nuestros reclamos y derechos sustanciales se siguen pisoteando, y en ese tren seguiremos definiendo nuevas y contundentes medidas gremiales para seguir recuperando nuestros derechos».

Fuente: diariojunio.com.ar

Seguir leyendo

Trending