Connect with us

Radio

OPINIÓN . El arte de programar música en una Radio. Escribe Tito López

Publicado

en

Las nuevas tecnologías siempre han atacado a la Radio, y cuando aparecen esas tecnologías llegan de inmediato los comentarios apocalípticos que presagian la muerte de nuestro medio favorito.

La verdad es que la Radio ha sabido enfrentar los embates de otros medios y plataformas, y sigue siendo un canal de comunicación sólido, fuerte, de audiencias masivas y con un público fiel.

Cuando uno compraba un disco, lo más probable es que solo le gustaran algunas de sus canciones y escuchaba las demás porque no había más remedio, pero cuando llegaron los casetes la cosa cambió. Ahora se podían grabar allí varias canciones, en el orden que uno quisiera y de los artistas que uno deseara.

En octubre de 2001 apareció el iPod, ese pequeño aparato que permitía guardar y reproducir cientos o miles de canciones y llevarlas a cualquier lugar.

Igual, los sitios de intercambio de música como Napster, Ares y tantos otros nos dieron la opción de descargar canciones que eran difíciles de conseguir en discos, o que simplemente habíamos olvidado.

Y más recientemente llegaron plataformas como YouTube, Deezer y Spotify que les permiten a las personas escoger sus canciones favoritas y escucharlas en el momento que lo deseen.

Los casetes desaparecieron y los iPods también. ¿Por qué? Seguramente usted vivió esta situación: cuando compró esos aparatos lo primero que hizo fue meter allí la música que usted tenía o que le prestaban, incluso la que descargaba de los sitios piratas que mencioné.

Sin embargo había un problema: aunque usted tuviera miles de canciones, siempre terminaba escuchando las mismas 40 o 50, y era común ver a los usuarios adelantando una y otra canción hasta que por fin podía oír sus favoritas.

Además, esos dispositivos no eran “inteligentes”, es decir, ponían las canciones en el orden en el que usted las había grabado o podía hacer un ‘shuffle’ (reproducción aleatoria), pero siempre había algo que no lo dejaba contento con lo que escuchaba.

Pero lo más aburrido de todo era tener que refrescar la librería musical. Recordar los títulos o los intérpretes, descargarlos de algún sitio con conexiones lentas de internet y posibles contagios de virus informáticos, o esperar a que un amigo le pasara las canciones, hacían de esta una tarea larga y dispendiosa.

Hasta que llegó Spotify. No hay que descargar canciones. No hay que comprar un aparato nuevo para usarlo. Si lo desea, ni siquiera tiene que pagar por el servicio. Usted puede armar sus listas de reproducción de acuerdo con su estado de ánimo o puede encontrar playlists realizadas por otras personas, lo que le ahorra mucho trabajo.

Pero la gran amenaza de plataformas como Spotify no son esas posibilidades. Una de sus grandes características es que no hay nadie hablando bobadas ni haciendo chistes flojos.

Entonces, ¿cómo competir exitosamente en la rRadio contra esas plataformas? ¿Por qué la Radio sigue siendo masiva, con millones de oyentes diarios, con penetraciones tan altas?

Hay dos razones principales: primera, que hay locutores que entretienen, que saben comunicarse con su público, que saben cuándo hablar y cuándo quedarse callados. Locutores que informan, divierten y se identifican con el estilo de vida de sus oyentes.

Esto hace de la radio una gran compañía. Es el efecto de saber que hay alguien en vivo hablando con el oyente. Es el amigo que no se ve pero que está ahí para brindarle emociones. Eso que Spotify no le puede brindar… al menos por ahora.

Y la segunda razón también es muy poderosa: porque la música que suena en la emisora ha sido escogida cuidadosamente por alguien que conoce los gustos de su audiencia; alguien que sabe combinar géneros, intérpretes, títulos, ritmos, épocas.

Es el trabajo del programador, esa persona que vive atenta a lo que la gente desea escuchar, que cuida que no haya canciones de relleno, que entiende cuáles son los verdaderos éxitos, que entiende que no pone las canciones que le gustan a él sino a sus oyentes.

Es una persona que revisa con atención todo el arsenal de música que tiene en sus manos y encuentra el momento exacto en el que debe sonar cada canción, dependiendo de la hora del día o del día de la semana.

Es aquel que pasa buena parte del día cuidando que una canción no suene a la misma hora de ayer, que no se junten dos o tres canciones demasiado suaves, que entiende que hay que tener un ‘curva musical’ que acompañe los quehaceres del oyente.

Eso no lo hace una persona en la casa cuando prepara su Playlist de Spotify. No existe esa curaduría. Solo pone los títulos de las canciones que le gustan y las hace sonar. Pero ahí no hay una intención. No se busca un impacto. En pocas palabras, ahí no hay ‘alma’.

Y por eso, programar una emisora musical se convierte en un arte. Y quienes saben practicar ese arte, quienes trabajan por mejorarlo todos los días, quienes cuidan sus contenidos son los ganadores.

No cualquiera puede ser un programador exitoso. No todos tienen las habilidades de un Carlos Sierra. Pero sí hay algunas acciones que una persona puede ejecutar para convertir en arte su programación.

Aquí hay 10 acciones que un programador debe tener en cuenta a la hora de elaborar su lista para lograr el éxito:

  1. Entienda el segmento del público al que le va a programar. Los adolescentes prefieren los éxitos del momento. Habitualmente no quieren oír música antigua, pues no tienen historias personales relevantes. Por el contrario, los más adultos querrán escuchar canciones que les traigan recuerdos.
  2. Asegúrese de tocar sólo éxitos. Suena demasiado obvio, pero es muy fácil caer en la trampa de pasar canciones por recomendación de sus allegados (amigos, familiares, etc.) o dejarse guiar por el gusto personal. La gente sintoniza una emisora para oír sus canciones favoritas, y si no las encuentra se va a otras emisoras o, peor, a otras plataformas.
  3. Tenga una rotación adecuada de la música. En radio, la repetición es indispensable, pues la gente sintoniza a diferentes horas del día, y cuando lo haga debe encontrar sus canciones favoritas. Los éxitos actuales deben repetirse más seguido. Por el contrario, los clásicos deberían rotarse muy poco.
  4. Separe la música por géneros o códigos sonoros. Esto con el fin de dar más variedad en el sonido general de la emisora. Dos merengues seguidos pueden cansar a un oyente. Dos baladas pueden aburrirlo. Las voces femeninas pueden llegar a cansar el oído.
  5. Asegúrese de no repetir canciones a la misma hora de ayer. Esto evita que la gente diga que repiten mucho las canciones. Recordemos que la radio es un hábito, y la gente la escucha casi siempre a la misma hora.
  6. Procure intercalar canciones nuevas con antiguas. La música nueva es difícil de digerir para el público en general. Por eso debe ‘ensaducharse’ entre canciones muy reconocidas.
  7. Maneje una curva musical. Procure que haya variaciones en ritmos y sonidos. Una mezcla entre rápido y lento, nuevo y viejo. Voces masculinas y femeninas.
  8. No saque de programación una canción antes de tiempo. Como programador, usted se cansa más rápido de un tema que un oyente normal. Al fin y al cabo, usted escucha la emisora todo el día. Un oyente normal sólo la escucha entre media hora y 2 horas. Deje que sus éxitos ‘maduren’.
  9. Refresque la música pero no abuse. Deje que sus canciones más antiguas logren escucharse en todas las franjas del día a lo largo del tiempo antes de sacarlas de programación.
  10. Aproveche las herramientas disponibles. Youtube, Spotify, Deezer y Shazam, entre otros, son sitios obligados de consulta para conocer el gusto actual del público. También está Monitor Latino, que muestra todo lo que está siendo programado por las emisoras y canales de televisión del país.

Conclusión

La diferencia entre un programador y un gran programador está en el cuidado que le ponga a la selección de las canciones que vaya a tocar.

Algunos prefieren hacer su programación de manera manual, intuitiva, como le vaya fluyendo. Otros prefieren el uso de un software que le ofrezca más control en su forma de programar. Ambas opciones son igual de válidas. Lo importante es la dedicación.

Si usted descuida la programación; si usted deja que su software haga la programación y no la corrige al milímetro; si usted deja que sean sus locutores los que pongan las canciones que ellos quieran o, peor, deja que sean los que llaman los que hagan la programación, es muy posible que el público se vaya a otra emisora o a alguna de las plataformas de música.

No se distraiga. No se deje influenciar por las disqueras, los promotores y los mismos artistas. Defina claramente a quién le va a llegar con su música y tendrá el éxito asegurado. Por ahora piense en lo que desea su público y entrégueselo.

Radio

ARGENTINA . Resultados del relevamiento realizado a 783 operadores que se desempeñan en 83 Radios

Publicado

en

Por

Redacción deRadios.com

Un relevamiento, realizado en 83 Radios del país, demostró que el 79 por ciento de los operadores es varón. Las organizadoras de la investigación, aseguran que aquellas personas que son madres tienen aún más dificultades para acceder a los controles. La precarización laboral como patrón del eter.

«Tenemos una doble desigualdad por nuestra condición de género”, señaló la operadora de Radio Natalia Bravo. Esta frase se enmarca en los resultados obtenidos de la encuesta anual de la organización “Operadorxs autoconvocados”, en donde se demuestra la disparidad de género en los cargos de operación y coordinación de aire en las Radios de Argentina. El censo tuvo como objetivo visibilizar esa falta de paridad en ese sector de medios, la aplicación de la Ley 27.499 o más conocida como Ley Micaela y la (falta de) inclusión del cupo trans y no binarie.

El relevamiento realizado a 783 operadores que se desempeñan en 83 Radios del país mostró que el 79% de quienes ejecutaban esa función eran hombres. 

En el informe, también se observó una gran desigualdad ante las operadoras que tienen hijas e hijos, algo que funciona como un condicionante para el acceso a los puestos de trabajo. En muchos casos han señalado que deben omitir su maternidad para poder ser tenidas en cuenta en la selección de personal. “

Existen jefes de operadores que aclaran que no toman mujeres para hacer suplencias, que es la manera de entrar a una emisora. La disponibilidad horaria para cubrir la oferta de suplencias está marcada por la condición de no ser madre”, señaló Alejandra Nieto, delegada sindical de la Asociación Argentina de Trabajadores de la Comunicación (ATRACC). “No existen contemplaciones para las madres que amamantamos o tenemos niñes pequeñes –agregó-. A la hora de aceptar una suplencia hemos llegado a llevar a nuestros hijes a pasar la trasnoche con nosotrws en los controles de transmisión”


En el marco de la pandemia, desde esta organización señalan que se profundizó aún más el destrato en los medios para las operadoras y los operadores de Radio, quienes en muchos casos eran obligados a asistir a esos espacios mientras los conductores trabajan desde sus casas, sino que también, en muchos casos, debían asistir a lugares que carecían de protocolos para evitar los contagios.

Desde la organización, enfatizan las cuestiones de los maltratos y la vulnerabilidad en los derechos laborales de los y las encargadas de la operación, quienes por un sueldo que no llega a cubrir la canasta básica, deben realizar otras labores como productores, técnicos o inclusive personal de limpieza.

Los operadores estamos ganando muy poco, pero no tener matrícula para operar puede llevarte a Radios que se manejan arbitrariamente por la cantidad como por la calidad de trabajo. En algunos lugares, te pagan cuando y como quieren y ni hablemos de los montos irrisorios., que en gran parte se cobra en negro”, declaró Bravo. “Los operadores con carnet –añadió- pueden pasearse por un montón de radios, en donde no solo no se le respeta el título, sino tampoco la experiencia y sus derechos”.

En un ámbito laboral que mayoritariamente es realizado por hombres, consideran desde la organización que en la actualidad las personas siguen siendo juzgadas y maltratadas por su género. “El maltrato tiene sus técnicas: el ninguneo, el descrédito, el mansplaining, el ‘yo sé más que vos, vos no sabés nada’», consideró Bravo. A lo que siguió: “La mujer que opera es doblemente evaluada. Tenés que saber un montón de cosas, que no importa que los hombres no sepan: vos lo tenés que saber». A pesar de los cambios sociales que han suscitado en las últimas décadas, desde la organización, poco ha cambiado en las condiciones de acceso a los puestos jerárquicos de los controles. “En más de 20 años de trabajo en el sector he conocido una sola mujer jefa de Operadores y no he conocido compañeras que hayan ido a hacer la técnica de transmisiones de fútbol a las canchas en Radios de las que llamamos grandes”, manifestó Nieto.


Durante los últimos años, producto del cierre y del cambio de dueños de muchas Radios, muchas y muchos operadores quedaron sin trabajo y han tenido dificultades para poder reinsertarse laboralmente en un medio. En paralelo, el crecimiento de las Radios por internet, lejos de mejorar las condiciones laborales, profundizó aún más la precariedad laboral.

“Las Radios online quieren a los operadores de radio pero pagándoles miserias y ante tanta necesidad y precariedad, tomamos esos puestos completamente vulnerables, desprotegidos, entregados y hasta regalados”, enfatizó Bravo. En tanto, Nieto, en la misma sintonía, señaló que en los lugares donde más se profundizó la precariedad laboral, mayoritariamente se encuentran las operadoras y trabajadores sin licencia.

El énfasis sobre la cuestión de género, también es considerado un límite para poder desarrollar su actividad con normalidad. “Siempre está la discriminación por nuestro género, por encima de nuestra capacidad, individualidad, subjetividad”, afirmó Bravo. Siguiendo este planteo agregó: «Cuando dicen: ‘Que bueno, una operador mujer o trans’, están enfatizando nuestro género, celebrando nuestro género y a los hombres no se les dice nada. Nosotres estamos haciendo nuestra labor, nada más.”

Fuente: Franco Ojeda / Fotos: Cristina Sille / anccom.sociales.uba.ar

Seguir leyendo

Radio

ARGENTINA . Radio Mitre lidera la audiencia de las AM lejos de Radio 10, La Red y Rivadavia

Publicado

en

Por

Redacción deRadios.com

Sin variaciones en las primeras posiciones de las Radios AM más escuchadas, Mitre consolida con Marcelo Longobardi y Jorge Lanata casi el 37 por ciento del share total de ese espectro radiofónico.

Según el relevamiento de audiencias que realiza Kantar Ibope, la Radio del Grupo Clarín, con sus dos figuras centrales de la mañana se mantiene muy lejos de sus competidoras Radio 10 (Grupo Indalo), La Red (Grupo América) y Rivadavia (Alpha Media).

Las mediciones comprenden un periodo de marzo a mayo en base al Gran Buenos Aires de lunes a domingos las 24 horas y se comparan con el mismo periodo del año pasado.

De allí se desprende que las 9 Radios AM sostienen sus ubicaciones con Mitre 790 a la cabeza con 36, 86 por ciento de la audiencia. El año pasado había obtenido 36,93 %, apenas unas centésimas más.

En el segundo puesto continúa Radio 10 710, con el 14,65 %, con un incremento leve en comparación con 2020 que midió 14.07 por ciento.

La Red AM 910 mostró un desempeño mejor que el mismo periodo del año pasado, dado que pasó de 13,25 % versus los 12.34 % anteriores. Y Rivadavia 630 bajó un 3%, de 10.71 en 2020 a 10,41 por ciento en el primer trimestre de este año.

Otras de las Radios que disminuyó su participación fue La 750, dado que este trimestre obtuvo 8,39 y en el anterior había logrado 9,23 por ciento.

En tanto, Continental 590 y Nacional 870, incrementaron un 12 % su share y son las dos AM que más crecieron en este periodo. Continental subió del 5.51% al 6.19 por ciento, mientras que la AM publica incrementó su participación de 0,84 a 0,94 por ciento.

Para cerrar este Top 9, están La 990 (la que más cayó) con 0,87 contra un 1 por ciento del año pasado y, CNN Argentina 950, que bajó de 0,74 en el primer trimestre de 2020 a 0,67 por ciento en esta última medición.

El share que mide la audiencia de cada Radio, también se concentra en ciertos horarios. De allí surge que Longobardi y Lanata en Mitre son las voces indiscutidas de las mañanas de las AM.

En ese prime time Longobardi, con Cada mañana mide 45,86% de share, y Lanata, con Lanata sin filtro alcanza el 39,69% de la audiencia de la AM.

Muy lejos de sus competidores en Radio 10 como Gustavo Sylvestre, con Sylvestre Mañana (20,57%) y Pablo Duggan, con Buenos Vecinos (12,96%).

Fuente: Pablo Montagna / La Nacion

Seguir leyendo

Radio

ARGENTINA . Radio Latina realiza cambios en su formato para alcanzar nuevas metas

Publicado

en

Por

Redacción deRadios.com

En tiempos en los que YouTube impone qué videos musicales ver o en que Spotify resume propuestas musicales en listas musicales frías Radio Latina se anima a realizar cambios en su formato para alcanzar nuevas metas, mientras acompaña, entretiene, informa y comparte distintos puntos de vista de su comunidad.

No son cambios radicales los que encontraremos en esta nueva versión de la emisora, pero el aire suena renovado: La marca Radio Latina está instalada en el dial y cuando sintonizas FM 101.1 sabés que vas a escuchar pop, música latina y rock en español.

Con el propósito de «cambiar para crecer» se rediseñaron varios aspectos: desde la comunicación – a partir de 2021 – migraron a bloques musicales con información cada media hora y agregaron como novedad, la centralidad de consignas con la propuesta: «Lo que pensas…lo compartimos». Allí una de las principales apuestas: que los oyentes participen opinando con un mensaje de voz, vía WhatsApp.

Los resultados de este cambio ya están a la vista: la audiencia participa activamente, agradeciendo el espacio para expresarse y esta propuesta qadoptó el slogan: «La Radio de la Gente».

En cuanto a la musicalización, distintos estudios de mercado reafirmaron la intuición de apostar a Clásicos de todos los tiempos. El formato de reproducción continúa siendo rock, pop y latinos en español, pero con temas musicales seleccionados, de artistas consagrados de cada género. La premisa es que sólo suenen éxitos: canciones que te llevan a algún lugar, que evocan un momento, que te traen algún recuerdo…que muevan algo en tu interior.

Durante la programación, cuentan también con algunas secciones destacadas: Los Elegidos de Latina (temas musicales destacados) – Colaboraciones (duetos y canciones creadas o interpretadas por varios artistas) – Acústicos (temas interpretados en vivo) – Tips (micros con consejos e información relevante de distintos temas).

Fuente: TotalMedios

Seguir leyendo

Trending